Una señora pregunta: ¿Por qué ustedes que trabajan aquí en Feria compran la misma cantidad de productos regulados que uno que viene de fuera? Egleé, con 25 años trabajando en Cecosesola, le responde: PORQUE SOMOS LOS MISMOS.

Desde hace 35 años las Ferias de las Hortalizas como se llamaban entonces son una referencia regional para comprar tanto las verduras como los víveres. En los últimos años, con la escasez de alimentos que se ha agudizado, más familias acuden a comprar en los 24 puntos de la Red Cecosesola.

Son 150.000 personas que acudimos cada semana buscando aunque sea un producto, dice Yadira Oliveros. Cuando llega una gandola de pasta, por ejemplo, sacamos la cuenta de cómo distribuirla proporcionalmente entre todos los puntos de la red. Y en cada punto revisamos cómo hacerla rendir entre más familias. Y la ley entra por casa. Si la pasta alcanza para un kilo por persona, cada uno de los trabajadores asociados compramos un kilo de pasta para nuestros hogares. Igual cuando sólo alcanza para llevar medio kilo... Lo que está detrás de este hecho es un sentido de equidad que tratamos de cultivar en todos los espacios del quehacer cooperativo. Porque somos comunidad organizada y los privilegios son un reflejo de una sociedad fraccionada e individualista que vamos transformando con nuestro accionar diario.

 

Nos pasa también en el Centro Integral Cooperativo de Salud. Si alguno de los trabajadores asociados requiere hacerse un examen en el laboratorio, lo verán haciendo la cola junto con las demás personas de la comunidad. Alguien pregunta: yo lo he visto trabajando aquí. ¿Por qué está haciendo la cola junto conmigo? Señora, porque somos los mismos…